Enclavado en plena cordillera de Los Andes, a 2.750 metros de altura y ubicado a 50 km de Santiago, el centro de ski La Parva se caracteriza por ser un complejo invernal único, exclusivo y con las características propias de un pueblo de nieve.

La belleza y armonía de las líneas arquitectónicas de sus edificaciones y las largas siluetas brillantes de sus pistas de ski son perfectamente visibles desde el centro de la ciudad. Con modernas construcciones que parecen colgar de sus laderas; son más de 1.000 refugios y condominios privados que aseguran una disponibilidad de casi 8.000 camas.

Sus 40 pistas orientadas hacia el oeste perfectamente preparadas, son elegidas año a año por esquiadores que van desde nivel principiante hasta competidores de nivel mundial. La escuela de La Parva propone clases de esquí, de snowboard y de telemark, en todos los niveles, a partir de los 3 años.

Aunque la temporada de invierno es, sin duda, el motor económico del centro de ski, La Parva apostó en 2009 por las actividades de aventura de verano creando un campamento base y abriendo la telesilla Las Aguilas permitiendo un acceso fácil a los cerros para los andinistas y a las pistas de descenso del bike park.

El turismo de proximidad y familiar es el pilar de La Parva. Sus campañas de promoción se centran en el mercado nacional sin olvidar el turismo internacional que es un mercado cada vez más potente.